ZAC Y MIA - A. J. BETTS


Título original:
ZAC Y MIA
Autor: A. J. Betts
Serie: Único
Género: Romance
Páginas: 288
Editorial: Salamandra 
                   Gracias por el ejemplar
 SINOPSIS 

Convaleciente de un trasplante de médula, Zac lleva semanas solo y aburrido en el hospital cuando en la habitación contigua ingresan a Mia, una impetuosa chica de su edad. A los golpecitos en el tabique del principio les sigue el intercambio de notas por medio de las enfermeras y, finalmente, en el silencio de la noche, la comunicación a través de Facebook. Paulatinamente, una amistad surgida de la necesidad da paso a una atracción muy especial que, sin embargo, se verá expuesta a una dura prueba cuando más adelante la realidad cotidiana interponga unos obstáculos con los que Zac y Mia no contaban.

 MI OPINIÓN 

En un principio creía que Zac y Mía y toda su historia sería muy parecido a Bajo la misma estrella, ya que son dos personas enfermas de Cáncer que tienen que aprender a sobrevivir, pero no es el caso, creo que lo único que relaciona los dos libros es el Cáncer.

La novela nos cuenta la historia de dos adolescentes que se conocen en un hospital, Zac acaba de tener un transplante de médula osea y Mía está ahí para ser tratada por Cáncer en el tobillo, ambos llevan su enfermedad de manera muy diferente.

Yo soy el menos valiente de todos. Nunca me alisté para esta guerra. La leucemia me reclutó, la muy cabrona.

A pesar de que Zac tiene un Cáncer más peligroso y tiene muy pocas probabilidades de sobrevivir, su actitud ante su enfermedad y ante la vida es completamente optimista, tiene una familia amorosa que lo apoya y no piensa rendirse a pesar de que las probabilidades estén en su contra.

Mía en cambio,  tiene otras prioridades antes de recuperarse, como... el baile de graduación y que todos sus seguidores en facebook no se enteren de que está enferma de Cáncer. Es una chica egoista, grosera, berrinchuda y gritona, no le importa lo que sus palabras o sus acciones puedan ocasionar a la gente que la rodea, en especial a su mamá y a decir verdad no me cayó muy bien que digamos.

Ahora, en cambio, soy yo la que mira desde fuera, aunque no con envidia. ¿Cómo perder tres kilos en una semana? Yo podría contarles cómo perder tres kilos en un día. ¿Las puntas del cabello? ¿Y a quien demonios le importan las malditas espinillas? Cuando el cuero cabelludo te pica como a mí, cuando la pierna te duele espantosamente, cuando la comida sigue procovandote arcadas, dejas de buscar esas espinillas que ni siquiera están ahí. Dejas de reírte con bromas que no tienen gracia. Dejas de considerar “delgada” un piropo...

Zac y Mía se conocen gracias a que los colocan en habitaciones contiguas, por lo que Zac puede escuchar todo el escandalo que provoca Mía y lo que empieza con golpes en las paredes y notitas etregadas por las enfermeras, termina en conversaciones por facebook a las tres de la madrugada. Creo que cabe aclarar, que a pesar de que se nota la atracción que Zac y Mía sienten el uno hacía el otro, esta historia es más una historia de amistad que una historia de amor.

Me asombra el modo en que el caos que rige el universo sabe exactamente lo que está haciendo, como si todo se hubiera acordado trece mil millones de años atrás y, desde entonces, las galaxias hubieran aplicado las reglas. Todas ellas están ahí arriba, siguiendo el ritmo y llenas de sentido, mientras ue nosotros, los humanos, lo fastidiamos todo en el escaso tiempo que tenemos.

Pero la historia no es sólo ZacyMía, (si, juntos) A. J . Betts nos da el punto de vista de cada uno de los personajes, y esto es parte de lo que me agradó bastante del libro, está dividido entres partes, la primera la cuenta enteramente Zac y es desde sus ojos que conocemos al “lado malo” de Mía y como Zac trata de ser la persona más paciente del mundo con ella. Después viene la parte del y que es un combinado de las perspectivas de los dos cuando están separados, a lo que se tienen que enfrentar cada uno después de que abandonan el hospital. La última parte la cuenta Mía, en lo personal, Mía nunca fue de mis personajes favoritos y el “desarrollo de su personaje” a pesar de ser marcado y significativo, no lo sentí tan profundo como lo esperaba, pero bueno... en esta parte del libro, Mía nos cuenta el “lado malo” de Zac y como ahora es ella quien tiene que ser paciente y estar ahí para él.

Esta noche quiero olvidar quien soy. Quiero estar en los brazos de alguien, a salvo de pesadillas: no soñar, dormir. Quiero ser algo más que una fracción.


En conclusión, fue un libro con buenos personajes, pero no con los que me encariñé demasiado como ha pasado con otros libros, la historia es profunda y el mensaje se supervivencia y amistad que conlleva es claro y hermoso, si te gustan los temas sobre estas temáticas creo que no te va a decepcionar, pero no esperes encontrar algo que te tire al suelo llorando (como en su momento lo fue para algunos de nosotros BJME).


Con tecnología de Blogger.